sábado, 30 de mayo de 2015

Libertad & Pantallas






Luego de 5 meses sin publicar una nueva canción, volvimos al mundo de la música con una nueva propuesta musical más sencilla pero cargada de energías y sentimientos. nos atrevimos a experimentar en el rock puro, porque así fue que nos metimos al mundo musical en los 90s con el sonido Grunge y Alternativo. En la pasada producción iniciamos con música mas semejante a los 80s por su fácil manejo y así quisimos empezar con un resultado satisfactorio. Ahora (Libertad & Pantallas) es el nuevo sencillo, y por primera vez, publicamos un sencillo con dos canciones, como en la anterioridad, siempre fue una canción en cada sencillo. A pesar de todos los contratiempos y negatividad que trató retrasar esta nueva propuesta, el resultado logró su cometido, grabamos las dos canciones en 15 días y para la fecha propuesta. Realmente estaban programadas para Junio, pero pensamos que eso nos llevaría a un lento ritmo durante el año, así que cumplimos igual que el año pasado cuando en Mayo del 2014 publicamos nuestro primer sencillo. Nuevamente trabajaremos un nuevo álbum que ya estamos trabajando en ello. 

Libertad:

La música la compuse en el 2010 por ahí, influencias de "Toad The Wet Sprocket" en ese momento me imaginaba unas letras sobre la atmósfera, el espacio, atardeceres. La letra fue escrita en Marzo de este 2015. Un personaje que escapa de la cárcel y ya es libre, disfrutando de su sueño, el de poder sentir la noche y las estrellas libremente en los montes. Es una intención quizás con metáfora ya que esta libertad puede tomarse en muchas libertades, puede ser una renuncia a esta sociedad, quizás liberarse de tabúes, salir del miedo y expresar sus sentimientos. La canción fue grabada a inicios de mayo de este 2015.

Pantallas:

La música fue compuesta en diciembre pasado, quedando en reposo para un futuro proyecto que resulto para ahora. Es la primera canción que es totalmente sin teclado, aunque Libertad tiene órgano. Esta es totalmente guitarras, bajo y baterías. Tiene un ritmo muy rock de los 80s quizás alguna mezcla inicio noventa. Fue grabada en finales de mayo. La letra e idea evoca a la actual crisis de dependencia de celulares y tecnología en un virtual diario vivir donde hay una sed de comunicación incluso hasta hacer el amor mediante celulares.



Libertad
© 2014 - Miguel Rojas Music Letra y Música

Atardeció
el aire se teñía de azul
más allá de las nubes flotando
un respiro de libertad.

Y me senté
el viento me revuelve el pelo
es la noche que me eleva de un modo
las estrellas me invitaron a ver
es el universo que esperé

Vuela el aire
en mi cuerpo una vez más
ya soy libre ya no veo cadenas
ahora solo un gran horizonte
es la noche la que siempre te hablé
es el universo que esperé.

Escapé
no hay nada que ya puedan hacer
es muy tarde no podrán atraparme
en la montaña viviré.



Pantallas
© 2014 - Miguel Rojas Music Letra y Música

Una noche nos besamos
a distancia nos tocamos
satisfechos de placebos
hubo sexo con pantallas.

Y sin tocar, nos entretenemos
juguete yo.

De repente despertamos
en el medio de la nada
en un mundo de silencio
solo arenas del desierto.

La verdad, somos maquinarias
de realidad, disfrazada de cuentos.

Aún queda la esperanza despertar
los símbolos alertan realidad
las máquinas desgarran tu interior
hace tiempo que lo sabes
y no puedes parar.



jueves, 28 de mayo de 2015

El París de los años veinte



El París de los años veinte. 
Un torbellino de creatividad 

Pocas ciudades han sido el centro de la creatividad mundial en una escala tan intensa como lo fue París en los años veinte. Había terminado la Primera Guerra Mundial y una juventud sacrificada pretendía saciar sus apetitos de esparcimiento tras los duros tiempos de la severidad y la sangre. A la vez se desató la imaginación de los artistas que escogieron la ciudad junto al Sena por sus económicas condiciones de vida y las facilidades que se ofrecían a la expansión cultural. Muchos norteamericanos acudieron al foco cegados por la vieja Europa liberal que lo aceptaba todo, lejos de los Estados Unidos de la prohibición, el puritanismo, la mojigatería cuáquera y el presidente Harding.

Dos centros principales de reunión atraían en la ciudad: la casa de Gertrude Stein y la librería de Sylvia Beach. Stein pertenecía a una rica familia judía y junto a su hermano Leo se dedico a coleccionar arte. Fue una de las primeras promotoras de Picasso y a sus cuadros unió los de Matisse y Braque y de la anterior generación se aficionó a Cezanne. Junto a su compañera Alice B. Toklas mantenía un salón que era muy frecuentado por el propio Picasso, Hemingway y Ezra Pound. Sus valoraciones estéticas eran muy respetadas y podían edificar o destruir una reputación en una tarde de comentarios irónicos. Sylvia Beach fue a Europa con la Cruz Roja americana durante la guerra y después se estableció en París donde abrió una librería, Shakespeare & Company, muy frecuentada por André Gide, Paul Valéry, Jules Romains, Gertrude Stein, Hemingway y F. Scott Fitzgerald. Vendía libros pero también los prestaba a quienes no podían pagarlos y fue editora. Con su bolsillo publicó el Ulises de James Joyce y también las primeras obras de Beckett. Esos años vieron el éxito de los Ballets Rusos de Diaghilev y el escándalo tras el estreno del Rito de Primavera de Stravinsky. Jean Cocteau abrió su café Le Boeuf sur le toit y André Breton y Louis Aragón fundaron la revista Literatura que dio nacimiento al movimiento surrealista. El rumano Tristan Tzara promovía sus escándalos dadaístas y la escritora de origen cubano Anaïs Nin mantenía un tórrido romance con el proscrito Henry Miller.

En los cafés Le Dome y La Coupole se reunía cada noche la crema de la intelectualidad y Marcel Proust acudía al exclusivo Hotel Ritz con regularidad observando la alta sociedad parisina con la acuciosidad de un relojero. Hemingway vivía pobremente en la calle del Cardenal Lemoine, detrás del Panteón, y nos legó un cuadro encantador de aquellos años en su libro póstumo París era una fiesta. La música tomaba nuevos derroteros con las composiciones de Darius Milhaud, Georges Auric, Poulenc y Honnegger. Eric Satie ideaba sus Gimnopédicas. Juan Gris, Duchamp, Leger, Arp, Picabia y Max Ernst experimentaban con formas y colores. Paul Valery escribía El cementerio marino, T.S. Eliot publicaba La tierra baldía y Ezra Pound concluía sus Cantos. Se pretendió liberar al hombre de las compulsiones civilizadas, del sensualismo ramplón y el letargo adonde es conducido por la organización social. Los surrealistas querían cerrar el camino a la razón y encontrar el vigor original de cada ser, hallar la reserva de energías, emancipar el espíritu sometiéndolo a una anarquía que le entregara su fuerza vital, su auténtica individualidad. Fue un intento de develar la fantasía y el absurdo que subyacen en lo cotidiano, de mostrar la magia que late en la aparente rutina, de hallar lo maravilloso que existe en lo real, hallar lo que de general hay en lo particular, subrayar lo universal en lo nacional.

Fue una era donde se enfatizó la importancia del subconsciente y la irracionalidad, se manifestó una realidad diversa a lo evidente. La sublimación de los sueños y la libre experimentación con las formas presidieron todos los intentos creativos. Fue un tiempo de ruptura de tradiciones y de invención sin medida. Ello coincidió con los avances científicos y tecnológicos que permitieron considerar otros puntos de vista en la expresión artística y facilitó los medios de elaboración del producto cultural. La esencia de los símbolos, de las metáforas, de la sustitución de unos valores por otros desembocó en una reforma de la apreciación y en un arte libre.