martes, 5 de enero de 2010

Lo interesante de la Nada


Nada es un concepto que se refiere a la ausencia de cualquier ente. En el lenguaje coloquial es usado para referirse a cualquier persona, cosa o suceso de poca importancia.


En matemáticas la palabra nada no tiene ningún significado preciso. Puede decirse que un conjunto contiene "nada" si y sólo si es el conjunto vacío, en cuyo caso su cardinalidad o (tamaño) es cero. En otras palabras, la palabra "nada" es un término informal para referirse a la ausencia de contenido de un conjunto vacío. Puede atribuirse la introducción del número cero a los árabes, entendiéndolo como la nada, ya que en diversos sistemas numéricos no se contemplaba el número cero.Una región del espacio es llamada vacío si no contiene materia, aunque puede contener campos físicos. De hecho, nos es imposible delimitar una región del espacio que no contenga materia ni campos, ya que la gravedad no puede ser bloqueada y todos los objetos que no están en cero absoluto generan radiación electromagnética, y el cero absoluto es inalcanzable por principio de la termodinámica. Es más, esta supuesta nada violaría el principio de indeterminación de Heisenberg, ya que se podría conocer con precisión el estado energético de esa región. De todas formas, aunque existiera una región así, no podría ser llamada "nada", ya que tiene propiedades y existencias medibles según la teoría cuántica del vacío .


El concepto de la Nada ha sido estudiado a través de la historia por diversos filósofos y teólogos, muchos de ellos encontraron que una consideración cuidadosa del término puede conducir fácilmente a la falacia de la reificación (usar un concepto abstracto como si fuese algo verdadero). El concepto de "nada" varía ampliamente entre las diversas culturas, especialmente la occidental y la oriental y las tradiciones filosóficas. Por ejemplo, el Shunyata (vacío) es considerado un estado de la mente en el budismo (ver Nirvana).


El filósofo Bergson ha expresado que la idea de la nada ha sido con frecuencia una motivación invisible de la especulación filosófica. En la filosofía griega la idea surgió como problema de la negación del ser o bien como problema de la imposibilidad de afirmar la nada.


Parménides, en sus fragmentos entiende que del no-ser (nada) no se puede hablar. El lenguaje que "dice", sólo es posible cuando se recorre el camino del ser.


El pensamiento cristiano, con el dogma de la creación del mundo por Dios desde la nada, ha de ser un planteamiento totalmente novedoso, incomprensible para la filosofía griega, ya que ella, de la nada es imposible que provenga ningún ente. En Grecia, de la nada no puede advenir nada.


En La ciencia de la lógica, Hegel sostendrá que la vacuidad del ser en general es idéntica a la de la nada y que por ello, ser y nada son idénticos.


En el siglo XX, Heidegger se ocupará con hondura del problema de la nada. No lo hará tanto en su obra cumbre, Ser y tiempo, de 1927, como en su trabajo breve pero profundo y relevante ¿Qué es metafísica?, del año 1930. Allí, luego de plantear y elaborar la cuestión la aborda con un reiterado interrogante: ¿Por qué hay ente en su totalidad y no más bien la nada? En esta obra se estima que la nada le está vedada al pensamiento científico, porque la ciencia nada quiere saber de ella. Empero, la nada es significativa.Sobre ella, descansa o se asienta el ser. Así, el problema del filósofo se plantea desde el enigma de "que haya algo en vez de nada".


La existencia humana está íntimamente ligada a la nada. Un temple anímico de profundo aburrimiento, y especialmente de angustia, se la revelan. Ambos le patentizan la nada y entre los dos le tornan incomprensible la existencia del ente en su totalidad. La "angustia" -de raíz kierkegaardiana- es el estado emotivo fundamental de la existencia. El hombre puede angustiarse por esto o por aquello, pero desvanecidas estas particularidades, la existencia continúa angustiada. Y si al existente se le interroga por la causa de su angustia, responderá, casi espontáneamente, por "nada".


La filosofía del positivismo lógico manifestará que todo ocuparse de la nada es un contrasentido. Un mal uso sintáctico del lenguaje. Y descalificará, de este modo, toda especulación sobre el problema.


La obra fundamental de Sartre, El ser y la nada (1944), influido por Heidegger durante sus estudios en Alemania, ahondará la temática heideggeriana. Este tratado de estructura complicada como la máxima obra de su maestro, acabará sosteniendo que el ingreso de la nada al mundo se debe a la existencia del hombre. Como en Heidegger, la nada será anterior, lógicamente, al "no" y a la "negación".

2 comentarios:

Artemis dijo...

Que interesante todo tu ewcrito sobre la nada... fantastico! me llamo mucho la atención, por como lo llamas y cuando lo comienzo a leer me dejo llevar de tan buena lectura y la termino y quedo con ganas de leerte mas!

Miguel Rojas dijo...

Ahh pero muchas gracias, hay cosas que no nos imaginamos en verdad, la nada es algo que nos asusta tanto de verdad, porque es la ausencia de todo, y nuestra razon le teme mas que a nada que a la nada misma.

Gracias Artemis